Desde el año 1983 se celebra el Día Internacional de la Mujer Indígena en honor a la lucha de Bartolina Sisa, guerrera aymara que se opuso a la dominación y la opresión de los conquistadores, y brutalmente asesinada por las fuerzas realistas españolas en 1782 en la Paz, Bolivia.